Pizca andina

Durante mis primeros 5 años de vida  en Mérida, visité, cada domingo, Los Chorros de Milla. Era un ritual. Cuando un familiar o un amigo estaba en la casa, por obligación tenía que conocer el oso frontino. Ni modo, regresabamos, una vez más, al dichoso zoológico. Aun recuerdo el relato de mi papá sobre ese animal.

Mi padre, como buen andino, insistió en la preservación de algunas costumbres en casa. Especialmente en la preparación de algunas comidas. Imagino que lo heredó de su padre; el abuelo Pepe.

Ocasionalmente, en casa, lanzaba una adevertencia: la próxima semana haré sopa de leche con pescado. Nos salvamos, jamás se cumplió tal amenaza. Eso sí, comí arepas y pan andino hasta el cansancio.  Aunque ninguna de estas recetas es el motivo de la entrada. No. Esta vez les daré la receta de la pizca andina.

Encontrarán variantes si buscan la receta por internet. De hecho, dar con la receta que emule el sabor de la  pizca  preparada en la cordillera andina, será difícil. Debe ir hasta ese lugar y probarla. Recomiendo, de ir, que se pare en la Laguna de Mucubají, allí encontrará un montón de restaurantes. En cualquiera puede tomar ese delicioso caldo a base de leche y huevo criollito, acompañado de queso ahumado hecho allí mismo. Se me hace agua la boca.

Ingredientes (receta de una familia andina-zuliana)

1 papa blanca grande

500 ml de agua

1 ramita de perejil

1 ramita de cilantro (opcional)

1 ají dulce (opcional)

Huevos (cuantos quiera)

250 ml de leche

Queso ahumado (si consigue uno bueno no dude en comprarlo, de lo contrario omita este ingrediente)

Sal al gusto

Mantequilla al gusto

 

Preparación

Llevamos el agua a fuego. Mientras se va calentando lavamos y desconchamos la papa. Picamos en cuadros pequeños y  luego agregamos al agua.

El ají, el cilantro y el perejil se pican menudamente y también van al agua. Agregamos sal.

Separamos las claras y yemasde los huevos. Cuando la papa esta cocida agregue las claras batidas y revuelva para que se desmoronen en el caldo. Luego adicione las yemas y deje de remover para que se cocinen un poco y conserven su forma.  Lo ideal es que las yemas queden enteras.

Cocido el huevo, tanto claras como yemas, entibiamos la leche y se la colocamos al caldo. Remover para que no se derrame. Esperamos que hierva y, 1 minuto antes de apagar, colocamos un poco de margarina y  listo. ¡A comer!

Servir caliente y si gusta agregue unos trozos de queso ahumado.

 

Nota:

Mi esposo y yo venimos de familias glotonas. Nosotros, por ejemplo, acompañamos la pizca con arepa, queso, guasacaca… lo que se nos antoje. Usted puede hacer como desee. Sugiero que haga unas arepitas andinas, ponga nata o suero, un poco de queso, cafecito y coma sin temor a engordar. Este plato suele comerse durante el desayuno así que tiene todo el día para sacar esas calorías del cuerpo 🙂

Anuncios

3 comentarios en “Pizca andina

  1. que delicia! tienes que poner la receta de las arepitas andinas. Como hago para que queden asi suevecitas como las del mercado de Mérida? A mi siempre me quedan tostadas como una chola! jajajaj

  2. jejeje, que risa me dio tu comentario: “me quedan como una chola”. El secreto esta en el amasado y la cocción. La masa debe quedar suave y el sartén para asarlas muy caliente pero cocinarlas a fuego lento. De hecho las que compras en el mercado de Mérida las cocinan al punto de dorarlas y ya… eso es todo.
    Decidido, esta semana publico la receta de las arepas andinas que me enseñaron en casa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s